¿Cómo funciona?

El Paciente es tumbado sobre una camilla, se le colocan unas antenas en función de la región anatómica que se vaya a estudiar y es introducido en el interior de un campo magnético.

Los protones de hidrógeno que conforman las diferentes estructuras del organismo, al ser introducidos en el interior de un campo magnético, quedan alineados y en esta situación les son enviadas señales de radiofrecuencia a través de las antenas que han sido colocadas previamente.

Al cesar dicha señal, estos protones liberan una energía, que es transformada en ondas de radio, las cuales se miden y se transforman en imágenes mediante un complejo y potente sistema informático.