HOY, 21 DE JUNIO, CELEBRAMOS EL DÍA MUNDIAL CONTRA LA ELA

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta a las células nerviosas del cerebro y de la médula espinal. Es la enfermedad que padece el famoso físico Stephen Hawking.

La ELA provoca que las neuronas motoras, las que van del cerebro a la médula espinal y de la médula espinal a los músculos de todo el cuerpo, se degeneren progresivamente y acaben muriéndose. Esto ocasiona que el cerebro pierda la capacidad de iniciar y controlar el movimiento de los músculos.

Según datos de Fundela (Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica) se estima que en España se diagnostican cada año casi unos 900 nuevos casos de ELA y que el número total de casos ronda las 4000 personas.

A pesar de que actualmente no existe una cura para la ELA, cada vez son más comunes los medicamentos y terapias que ayudan a prolongar y mejorar la calidad de vida de los Pacientes. Para que puedan iniciar estos tratamientos que les ayudan a controlar la enfermedad, es imprescindible un diagnóstico certero y precoz en el que las pruebas diagnósticas juegan un papel fundamental.

Hablamos de todo ello con la Dra. Eugenia Aumente Rubio, Radióloga del Área de Neurorradiología de Health Time. 

LOS ESTUDIOS DE NEUROIMAGEN, ESENCIALES EN EL DIAGNÓSTICO Y SEGUIMIENTO DE LA ELA

  • El diagnóstico de la ELA es un proceso complejo que según datos de la SEN (Sociedad Española de Neurología) suele retrasarse entre 17 y 20 meses, ¿a qué se debe esta dificultad en el diagnóstico? 

Los síntomas de la enfermedad pueden ser bastante sutiles al inicio y esto provoca que se le pasen por alto al clínico-neurólogo: contracciones, calambres, debilidad de miembros… síntomas inespecíficos que pueden ser atribuibles a otras enfermedades.

  • ¿Qué importancia tienen las pruebas de imagen en el diagnóstico de la ELA y cuáles son las más adecuadas?

A menudo la clínica de estos pacientes se solapan con otras entidades y el diagnóstico debe apoyarse con la neuroimagen, para descartar otras enfermedades y realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad. Es importante que los neurólogos clasifiquen a estos pacientes para poder beneficiarse de los programas y ensayos clínicos  de nuevas terapias que puedan estabilizar, frenar o mejorar su calidad de vida. También son importantes las pruebas de imagen para el seguimiento de la enfermedad.

La prueba de imagen más adecuada es la Resonancia Magnética (RM) en equipos de alto campo, craneal y espinal.

  • ¿Podemos hablar de avances tecnológicos en las técnicas de imagen que permitan un diagnóstico precoz de la enfermedad?

Es fundamental la RM realizada en equipos de alto campo, estructural e imagen funcional avanzada (tensor de difusión, espectroscopia y RM funcional). La imagen de Tensor de difusión (tractografía) es la técnica más prometedora en el diagnóstico precoz de la enfermedad, ya que valora lesiones de la VCE (vía corticoespinal) antes de que aparezcan síntomas piramidales y para el posterior seguimiento de la enfermedad. La RM espectroscopia, estudios volumétricos y funcionales  ayudan en el diagnostico, pero fundamentalmente en el seguimiento y evolución de la enfermedad.

  • ¿Ante qué síntomas se recomienda la realización de estas pruebas para diagnosticar o descartar la enfermedad de la ELA?

Síntomas de motoneurona superiores (espasticidad, hiperreflexia) y/o inferiores (debilidad muscular, atrofia, fasciculaciones) o bien síntomas bulbares.

  • Hablemos de la importancia del trabajo en equipo del Radiólogo y el Neurólogo para conseguir un buen diagnóstico de la ELA...

El paciente sintomático acude al especialista, clínico o neurólogo y éste solicita pruebas de imagen al neurorradiólogo, que elegirá las más adecuadas según la información que el clínico nos aporta y la sospecha clínica, para poder diagnosticar la ELA y descartar otras enfermedades que cursen con síntomas similares. También es fundamental el trabajo en equipo para el seguimiento y respuesta al tratamiento. 

En el tratamiento y seguimiento de estos pacientes, intervienen no sólo el neurólogo, sino también terapeutas físicos, nutricionistas, trabajadores sociales, ocupacionales y del habla, que ayudan a mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Comunicación Health Time
#DíaMundialContralaELA
#ObjetivoExcelencia2017